Lo que estabas esperando

...día a día esperamos que otro u otra actúe tal y como nosotros pensamos que debe hacerlo y, si no lo hace, reiteradas veces nos enojamos. Nos molestamos cuando un hijo toma una decisión que no compartimos, nos sentimos frustrados cuando nuestra pareja no reconoce el esfuerzo de una cena especial, sufrimos cuando un padre no nos quiere de la manera que creemos merecer, y también cuando un profesor no reconoce el talento en nuestra tarea con una nota de excelencia... Esperamos, esperamos, esperamos...